Bonanza en la panadería, aumentan los encargos de pan de muerto en Tekax

Bonanza en la panadería, aumentan los encargos de pan de muerto en Tekax

Panaderías de Tekax reportan que han comenzado a aumentar la demanda del pan de muerto, en estos días que se celebra a los fieles difuntos. En estos días la gente abarrota estos lugares para comprar su pan, indica Juan Pablo Aguilar Teh, propietario de la panadería El Divino Niño.

«Ya empezamos a recibir encargos en estos días y por eso vamos a trabajar hasta de noche para cumplir a la gente y así, cuando amanezca, la gente ya pasar por sus panes», refiere.

Como es costumbre, en estos días de los fieles difuntos la gente celebra el tradicional Hanal Pixán. Las familias tekaxeñas ponen sus altares para recordar a sus familiares difuntos, y las festividades empiezan el 31 de octubre con la celebración de niños difuntos.

El 1 de noviembre es de los difuntos adultos y el 2 de noviembre es el de todos los fieles difuntos, por tal manera la gente está acostumbrada a comprar pan de muerto para hacer sus novenas.

Desde hoy viernes comenzó a aumentar la demanda de los panes de muerto. «Tenemos mucho encargo, y la gente desde hoy por la tarde ya comenzó a pasar a comprar sus panes».

«Hoy viernes y mañana sábado vamos a trabajar por la noche para que la gente desde temprana hora ya pueda pasar a buscar sus panes para hacer sus novenas a sus difuntos como es tradición».

La Panadería El Divino Niño está ubicada en la calle 57 entre 52 y 54, del Centro de la ciudad. El costo del pan de muerto es de $10 y también hay pan de hojaldre y polvorones al mismo precio, asegura Juan Pablo Aguilar Teh propietario de la panadería.

César Rodríguez, propietario de la Panadería «La Tekaxeña» señala por su lado que estos tres días que vienen serán de mucho trabajo por los encargos que les han hecho de pan de muerto.

«La gente, desde las 3 de la tarde ya está llegando al local para comprar su pan, o para realizar encargos para los próximos días. También estaremos laborando de noche», aseguró el panadero.- Arnulfo Peraza Rodríguez