Quintana Roo fortalece operatividad de Áreas Naturales Protegidas

Quintana Roo fortalece operatividad de Áreas Naturales Protegidas

En Chetumal, el gobierno quintanarroense liderado por Carlos Joaquín fortalece la operatividad de Áreas Naturales Protegidas con el objetivo de garantizar la protección y el cuidado de los recursos naturales para el goce de las presentes y futuras generaciones. El Instituto de Biodiversidad de Áreas Naturales Protegidas (IBANQROO), acorde a la propuesta de reforma de la Ley de Derechos del Estado de Quintana Roo, podrá aplicar cuotas por atención de visitantes y servicios ecosistémicos que prestan las Áreas Naturales Protegidas Estatales (ANPs).

Rafael Robles de Benito, Director General del Instituto de Biodiversidad de Áreas Naturales Protegidas, explicó que los fondos que se reciban permitirán trabajar bajo el mismo mecanismo exitoso del Santuario de la Tortuga Marina Xcacel – Xcacelito, implementado al inicio de esta Administración Estatal.

El funcionario explicó que el cobro de derechos en las ANP estatales estaba previsto en la Ley de Hacienda del Estado de Quintana Roo desde el año 2008. Sin embargo, los pagos no eran diferenciados y aplicaban para todos los espacios en igual condición, generando dificultades en su aplicación. Esta situación se resolvió mediante la última reforma del 18 de diciembre de 2019, al crearse el IBANQROO, así como las modificaciones hechas a la Ley Hacendaria.

Al paso del tiempo ha quedado demostrada su viabilidad, ya que fueron publicados los pagos diferenciados para el Santuario de la Tortuga Marina Xcacel – Xcacelito, donde la estrategia de cobros excluye a los locales, salvo los que lucran con el usufructo del ANP.

Al continuar con esta estrategia de fortalecer la atención a los visitantes y el nivel de los servicios prestados, así como el fortalecimiento en la Conservación de las ANPs, se ha propuesto que estos conceptos de cuotas de acceso se incorporen a otras áreas naturales protegidas que requieren contar con una alternativa para captar fondos que les permitan fortalecer su operatividad, como Laguna Manatí que colinda con el ANP Chacmochuch, con importante potencial y buen estado de conservación.

En la Bahía de Chetumal, únicamente se establece el cobro de cuotas para el al acceso de visitantes nacionales y extranjeros que asistan al CARMA (Centro de Atención y Rehabilitación de Mamíferos marinos en Laguna Guerrero), que no aplica a residentes locales y no incluye otros accesos como los balnearios, corredores y otros parajes públicos que están excluidos en la propuesta.

El Parque Ecológico Bacalar tiene una demanda importante de visitantes y se debe elevar la calidad de los servicios y la conservación del área, lo que será facilitado al poder recibir estos recursos de los visitantes nacionales y extranjeros. Se incorpora también el cobro por concepto de provisión de servicios a establecimientos fijos o móviles que operen con fines de lucro dentro del ANP.

Para cada uno de estos casos se diseñará la estrategia adecuada que permita cumplir con la norma vigente de los Decreto del ANP, así como del Programa de Manejo, acercando a la sociedad la información de la importancia de la existencia de estas ANPs, así como asegurar el manejo sostenible en el tiempo actual y el futuro.

Esta estrategia de manejo y administración de las ANP Estatales está enfocada a poder contar con recursos para dotar de servicios adecuados a los a los visitantes y poder garantizar el buen estado de conservación de áreas, en una interacción positiva.

Es muy importante que cada vez más personas conozcan la existencia de estas ANP, así como lo imprescindible de su existencia.

Como ejemplo, Quintana Roo aloja en su territorio a la población de Manatíes más importante del Caribe en la Bahía de Chetumal, y brinda la oportunidad de observar de cerca el desarrollo y seguimiento que se hace al Manatí Daniel en condiciones de vida libre en el CARMA de Laguna Guerrero.

También se incorpora la regulación de los servicios turísticos a través de un pago anual, ya sean por recorridos acuáticos o terrestres, entendiendo que los visitantes podrán cubrir también el derecho correspondiente, lo que ayudará en mantener un control de estas actividades y evaluar la necesidad de desarrollar estudios de Capacidad de carga, de acuerdo con el Programa de Manejo vigente existen zonas de uso público hacia donde es factible realizar estas actividades.