Se sacó dos veces la lotería. Con el primer premio, restauró el retablo de la parroquia de Tekax

Se sacó dos veces la lotería. Con el primer premio, restauró el retablo de la parroquia de Tekax

Hace casi 80 años, vivió en esta ciudad, al Sur del Estado de Yucatán, un personaje que es recordado por muchos por diversas acciones que realizó a favor de la parroquia de San Juan Bautista y para los habitantes de esta ciudad.

Te hablamos de don Juan Téyer Romero, ya fallecido, quien en dos ocasiones le habría pedido al patrono de Tekax, San Juan Bautista, que le permitiera el deseo de ganarse la lotería, y le fue concedido.

La maestra Amira Téyer Magaña, nieta de Juan Téyer, recuerda la anécdota referente a la restauración del retablo de la parroquia de San Juan Bautista de Tekax, ubicada en el Centro de la ciudad.

En plática con El Puuc Noticias, la profesora indicó que en el año de 1941 su abuelo Juan Téyer Romero (q.e.p.d.) acudió a la iglesia y le pidió al santo patrono, San Juan Bautista, que le permitiera ganarse el primer premio ya que había comprado toda una serie de la lotería.

«Le dijo a San Juan Bautista que si le concedía la oportunidad de sacarse el premio, de inmediato mandaría a reparar el retablo que ya estaba en malas condiciones», recuerda.

«El sacerdote de ese tiempo, de origen español tenía descuidada la parroquia que hasta hoy sigue catalogada como la segunda catedral del Estado de Yucatán, después de la de Mérida».

Lee también: Se enciende la Navidad y esperanza en Ticul

Amira Téyer indica que San Juan Bautista concedió el deseo de su «tocayo» Juan Téyer, quien le pegó al premio mayor, por lo que cumpliendo con su promesa de inmediato contrató gente de Mérida para que realizaran la restauración del retablo.

La maestra Amira añade que el sacerdote quedó asombrado por lo bonito que quedó el retablo.

«Al poco tiempo, mi abuelo regresó ante San Juan Bautista y le hizo la misma petición. El sacerdote quedó atónito al ver a don Juan de nuevo en la iglesia», refiere doña Amira.

«Para sorpresa de la gente y del sacerdote, mi abuelo se volvió a sacar la lotería y en esa segunda ocasión compró varios cerdos para regalar su carne en un puesto que tenía en el mercado municipal», puntualiza.— Wílder Téyer Gómez / Redacción El Puuc Noticias