Treinta años de tradición elaborando zapotitos en Tekax

Treinta años de tradición elaborando zapotitos en Tekax

El Hanal Pixán (comida de ánimas) es una de las costumbres que sigue muy arraigada en las comunidades rurales y, en las mesas y altares, donde se colocan las ofrendas a nuestros difuntos, no pueden faltar los dulces típicos.

La señora Geny Chab, viuda de Segovia, originaria de la comisaría de Tixcuytún, en Tekax, elabora desde hace más de 30 años los dulces tradicionales para estas celebraciones.

Los populares zapotitos, hechos con pepita y canela, son los dulces que no pueden faltar en la mesa de las familias yucatecas, y cuya demanda va en aumento una vez que se acercan las celebraciones de los fieles difuntos.

Víctor Jacinto Segovia Chab señala que, cada año, su madre, doña Geny, prepara estos dulces de zapotitos, como se les conoce, y por ello desde días antes tiene que pelar varios kilogramos de pepita grande de calabaza, para secarlos y después molerlos para darles forma.

Te puede interesar: Corte de la hoja de plátano, oficio que sigue vigente en Akil

Añadió que hace 10 años empezaron a comercializar los dulces y se venden en la cabecera municipal, en Tekax, e incluso se mandan a Mérida, la capital del Estado.

Víctor Jacinto refiere que venderán estos dulces hasta el «bix» y se pueden hacer los encargos al teléfono 9971185426.- Wílder Téyer / Redacción El Puuc