U Yit’s Ka’an, una bendición de Dios. La escuela agroecológica de Maní cumple 25 años

U Yit’s Ka’an, una bendición de Dios. La escuela agroecológica de Maní cumple 25 años

Este lunes, la escuela de agricultura ecológica que tiene su sede principal en Maní, cumple 25 años de su fundación, por lo que desde el sábado se realizan diversas actividades en las comunidades de Yucatán donde hay grupos mayas que participan activamente con “U Yit’s Ka’an”.

Y es que en todos estos años, la escuela agroecológica ha apoyado a cientos de alumnos a cambiar su estilo de vida, abandonando los transgénicos, químicos y demás prácticas que dañan el medioambiente, por una cultura orgánica y hábitos saludables que ayudan a mejorar la calidad de vida de miles de familias.

El sábado por la mañana, en la sede principal de la escuela, en Maní, se realizó, con un grupo de pocas personas, la mayoría representantes de las diferentes subsedes, una ceremonia con motivo del 25 aniversario de la fundación del plantel agroecológico.

Francisca Moo Yah, originaria de Valladolid, y con 10 años participando activamente con la escuela, refiere que a invitación de unos maestros tomó unos talleres en la subsede de Valladolid y desde entonces se enamoró de todos los conocimientos y prácticas ecológicas que realizan junto con U Yit’s Ka’an.

“Con todo lo que aprendí quise acompañar a las familias, porque como mujer veía como mi madre sufría con mis hermanitos porque mi papá, como era del campo, lo poco que ganaba era para la comida”.

“Nos invitaron y empezamos a ver cómo podemos ayudarnos entre todos. Me gusta mucho la medicina tradicional, gracias a don Mario Euán aprendí y continué pensando en las familias y mujeres, de mi pueblo Yocdzonot, donde casi no hay de donde obtener algo de dinero”.

“Si sabes un poco de medicina tradicional, puedes ayudar a la gente de las comunidades. También, aprendimos que hay que cuidar a la madre tierra, no usar agroquímicos, aquí en la escuela aprendes muchas cosas, a diario aprendes lo que no se enseña en otras escuelas”.

“Esta es una bendición de Dios, le agradezco al padre Atilano (Ceballos Loeza, director del plantel) y a todos los que integran el grupo”.

“En su momento pedimos permiso al padre Atilano para abrir una subsede en Yocdzonot, con mi esposo y un familiar más, estuvimos tres o cuatro años buscando a las familias que quisieran participar y tengan conocimiento de todo esto que se hace”.

“En el pueblo dejamos a dos médicos tradicionales, que están contentos porque ahorita con esta pandemia dicen que no sufrieron muchas necesidades, se apoyaron con sus conocimientos ayudando al pueblo y logran conseguir algunos centavos para sus familias”.

“De allá nos fuimos a Tekom y Tixcacalcupul. Enseñamos a la gente a no usar agroquímicos, a cuidar la tierra y su salud”.

“Me gusta porque van apoyando a otros, se hicieron jardines botánicos y la gente sigue practicando la siembra. Cuando uno siente el acompañamiento, le echan ganas y ahora lo que más me motiva es que esos dos pueblos cada mes hacen tianguis para sacar a vender lo que producen”.

“Por la pandemia los hacen en sus casas. Por los 25 años de la escuela harán un tianguis este domingo (ayer); en Tekom hablamos con las autoridades y nos dieron permiso para hacerlo en el parque cuidando las medidas de seguridad”.

“Los productores van a sacar su hortaliza, huevos, pollitos, medicina tradicional, todo lo que han aprendido, también van a matar un cerdito pelón para hacer cochinita. En Tekom va ser de 5 de la tarde a 9 de la noche y en Tixcacalcupul va ser en la mañana”.

El presbítero Atilano Ceballos Loeza, director de la escuela, señala que como parte de las actividades se hizo un homenaje recordando a todos aquellos personajes que han fallecido y que en vida apoyaron a la escuela agroecológica.

“También se realizó un intercambio de experiencias entre profesores, promotores y alumnos de la escuela. Visitamos la troje comunitaria y el laboratorio Bernardo Xiu Uc y para el lunes tenemos programadas actividades virtuales a través de diversas plataformas de internet en las que esperamos se enlacen los colaboradores de U Yit’s Ka’an desde diversas comunidades y países”, puntualiza.— El Puuc Noticias